Wednesday, April 18, 2007

DEIN PARFUM

Mi avenida, y de pronto; como porque sí, como a propósito y de parte de vaya a saber qué dios perverso; tu perfume llega delante mío, se detiene y me abofetea de pasado.
Tu perfume sin vos. Mi voz sin tu perfume. Tu cuerpo hecho vapores me sube y me baja en las narices.
Te subiste a otro cuerpo-caballo-de-Troya hecha un sudor y me saltaste encima desarmándome, para sortear los muros que con tanta dedicación, gesto sobre gesto, silencio sobre llanto, llanto sobre silencio, me esforcé en levantar.

¡Días aquellos en que me lo llevaba acunándolo en las manos, o doblado y guardado en los bolsillos para inflarme de vos el pecho cuando me aullara tu ausencia en los oídos!
Tu perfume dijo un día que eras vos, y le creí, sin comprender que los perfumes se desvanecen en el aire que llena esos lugares donde no estás.

Así es que me cruzaste como un reverbero del aire en mi avenida, donde evidente y decididamente ya no estabas.

2 comments:

Flor said...

Una vez había pasado por acá y después me perdí.
Por suerte este regreso es una confirmación de las primeras impresiones.
¡Excelente!
Y no le voy a decir que me hizo recordar varios días y conversaciones recientes... de ninguna manera.
Excelente el blog.
Saludos... rosarino ¿no?

el gueibor said...

Si un antitanguero aborrecedor de la melancolía como yo se siente identificado con lo que escribe, significa que Ud. escribe muy bien, máistro.

¡Qué bueno es el perfume de un blog que recién se visita! Como pan recién horneado.